EL LIBRO DE LOS PORTALES

Los pintores de la Academia de los Portales son los únicos que saben cómo dibujar los extraordinarios portales de viaje que constituyen la red de comunicación y transporte más importante de Darusia. Sus rígidas normas y su exhaustiva formación garantizan una impecable profesionalidad y perfección técnica en todos sus trabajos. Cuando Tabit, estudiante de último año en la Academia, recibe el encargo de pintar un portal para un humilde campesino, no imagina que está a punto de verse involucrado en una trama de intrigas y secretos que podría sacudir los mismos cimientos de la institución.











Todo empezó con Idhún y ahora, cada vez que veo algo de esta autora lo leo sin ni tan siquiera saber de qué va o tamar referencia de alguna reseña. Me gusta cómo escribe la fantasía y em gustan los personajes y los mundos que crea, de los que han pasado por mis ojos el único que no me gusto tanto fue La Emperatriz De Los Etéreos. El resto, sencillamente, los devoro y me encantan.

Eso sí, siempre hay que ttener una idea clara de lo que estamos leyendo. Un referente básico, es decir, acusar a este librillo de ser simplista, de no desarrollar suficientemente la historia de los personajes o que todo se resuelva de un modo milagroso seria como acusar a Guerra y Paz de ser muy largo o de tener poco ritmo. Ya he dicho que yo valoro los libros según me "enganchan", ni soy escritora ni mucho menos un tengo ganas de ser un crítico snob de esos que van a poner pegas a todo (si, bloggers, si, a muchos de vosotros se os ve el plumero a distancia. Sois lo mejorcito y lo más listo que ha dado el mundo lector, por eso tenéis publicados tantos libros y os llaman las editoriales...ah,no, que solo tenéis un blog xD)

Dicho lo cual, volvamos con el libro, que es lo interesante. No es una saga (al menos por el momento). Esto lleva a q no perdamos demasiado el tiempo y al abrie la primera página ya estamos dentro de la acción (así, sin una descripción de nada, ni del mundo, ni del lugar concreto ni de los personajes que empiezan la historia: Tabit, Yunek y su familia, nos quedamos con que Tabit es un maese --ah, no..un estudiante-- que viste de granate --como todos los maeses de la Academia--y que pinta Portales, que sirven pa ir de un sitio a otro --y no es magia, es ciencia--. Le han encargado ir al ultimo rincón, a una granja abandonada de la mano de dios, para que pinte un Portal, que será su proyecto final antes de poder ser maese. Y alli esta Yunek, que quiere un Portal para que su hermana pequeña pueda ir a la Academia para ser pintora de portales --una pintapuertas--). Pero unos días despues el proyecto del portal de Yunek es cancelado. Y en la Academia, uno de los profesores principales, Maese Belban, desaparece. 
Y en este punto, todo se empieza a entrelazar: una chica minera abandona su familia y su mina al descubrirse que es chica y no chico, y un novato Guardián se queda de la noche a la mañana sin Portal que guardar cuando es borrado de la pared en la que se encontraba.

Realmente, es un libro de misterio ambientado en un mundo de fantasía, y una vez que te metes en la historia, no puedes dejar de leerla.