SAGA DE CALET-ORNAY #1: DEMONIOS DE VENGANZA

Calet es un mercenario que se mueve por las tierras de Antilea. Detrás de esa fachada, se esconde una figura mucho más sombría, la de Ornay El Desalmado, un asesino a sueldo que alquila sus espadas al mejor postor y cuya motivación no es otra que una venganza largo tiempo postergada









No se si es por las dos espadas, por lo de un mercenario a sueldo o por esa habilidad innata para el combate, o por todo ello a la vez pero el personaje principal, tanto en su versión diurna de Çalet como en la nocturna de Ornay El Desalmado, me recuerda enormente a Geralt de Rivia (y con eso ya apuntamos muy alto, porque no es una burda copia y mola tanto o más que el brujo).



Aquí conocemos la región de Antilea, perteneciente al Imperio Atlante, y su ciudades (Mors) en el peregrinaje que nuestro asesino lleva para poder cumplir su venganza. Todo está muy bien narrado y aunque, en realidad, son relatos independientes se pueden leer como una historia continua de un primer libro (lo que también ocurría en el primer libro de presentación del anteriormente mencionado Geralt)

Muy bien escrito y sin partes demasiado engorrosas por la densidad de datos, vamos  conociendo a este misterioso, arrogante e invencible personaje, que al final resulta ser más humano de lo que nos habíamos percatado en un principio.

Lo que menos me ha gustado ha sido la repetición esquemática de los hechos en varios capítulos, aún así tiene una calidad incuestionable, más aún cuando es la primera obra publicada del autor.

En resumen, una muy buena historia con unos de esos personajes potentísimos que siempre recuerdas.
Sin dudarlo voy a seguir con la saga y si os animáis a leerlo seguro que vosotros tampoco podréis parar. Además, en este libro dejamos a Calet en un punto decisivo para ver cómo va a ser su nueva vida y conocemos a una antagonista muy interesante e igual de avezada en las armas: Dartia