SHANNARA #1: LA ESPADA DE SHANNARA


Hacía mucho tiempo que las guerras habían arruinado al mundo y obligado a la humanidad a contender con otras razas: gnomos, trolls, enanos y elfos. Pero en la paz de Valle Sombrío, el medioelfo Shea Ohmsford se sentía ajeno a tales problemas hasta que llegó el gigante Allanon, dotado de unos extraños poderes druídicos, para revelar que el supuestamente difunto Señor de los Brujos estaba planeando destruir la Tierra. La única arma contra el poder de las tinieblas era la Espada de Shannara; y Shea, el único hombre que podía esgrimirla.











Fantasía épica pura y dura

Antes de nada y ya que a estas alturas todos conoceréis la serie de la MTV (emitida por TNT) os pongo en antecedentes que este primer libro no tiene nada que ver. Se remonta a hechos ocurridos con anterioridad al punto desde el que parte la serie (que es a partir del segundo libro de la saga).



A mi, como casi siempre, me ha gustado más el libro que la serie, aunque podré compararlos más adecuadamente a partir del próximo. Siempre, o casi, me pasa que este tipo de fantasía al llevarla al plano visual pierde parte de su "ambiente" épico y pasa a parecer un festival medieval con gente disfrazada de elfos con ropajes de Zara, aunque hay grandes excepciones como El Señor de los Anillos.
Aún así, espero que ahora que tenemos este resurgir "seriático" se fijen más en este tipo de novelas, que hay muchas (y a mi me encantan!!)

Tras esto, vamos con el libro: 600 páginas en las que la historia no decae ni un momento, aunque al principio se pueda hacer un poco pesado si te gusta el género te gustará esta historia. Los personajes se van juntando para luego irse separando (por vicisitudes del camino) y las historias se van entremezclando, haciendo más dinámica la narración. El que más destaca es Allanon, un historiador montaraz druida (en algún blog he leído que es híbrido entre Gandalf y Aragorn) que es todo misterio y del que cada cosa que descubrimos (pocas, pocas) es más interesante que la anterior. Es el que mueve los hilos, y es casi inmortal.
Lo que también me gusta de esta historia es que hay personajes muy grises, que no son ni buenos ni malos (y eso que es una historia al uso del género, ya sabéis, el Bien contra el Mal y esas cosas).

Sí que se parece a El Señor de los Anillos, el autor bebió claramente de Tolkien, pero al fin y al cabo está escrita en 1977 y Terry Brooks tampoco es que tuviera muchas más referencias de lo que podía ser este género. Así que NO, no es innovadora, pero SÍ, es muy interesante y una vez que te metes, no puedes parar.
Además,  tiene el punto a favor de que es un libro autoconclusivo, aunque sea considerado el primero de una saga. No deja nada pendiente, y eso también hay que agradecérselo a la época en la que fue escrito, sino toda esta historia hubiese sido desarrollada en 4 libros más (como hizo Timun Mas en su momento en España).

Otro punto que me encanta es que apenas hay romance, porque a ver, me pregunto yo: ¿SIEMPRE EN MEDIO DE UNA GUERRA DE DIMENSIONES ÉPICAS HAY QUE ENCONTRAR EL AMOR?, cuando en realidad no hay ni tiempo (por lo acontecimientos) ni muchas ganas (con tantas muertes por todas partes).