PROFECIA DE MERLIN #1: BATALLA DE REYES

Ante un niño fruto de demonio se erige una fortaleza antigua. Soplan vientos de cambio, un nuevo mundo -cruel, despiadado, heroico, legendario- nacerá sobre los rescoldos de un imperio. La historia de Merlín comienza.

Siglo V d.C. El Imperio romano se desmorona. En la provincia de Britania quedan los últimos servidores leales de Roma, pero los pueblos celtas locales ya rivalizan entre sí y unos recién llegados, los sajones, que huyen de Germania, sueñan con establecerse en estas tierras y sojuzgarlas. Cuando los romanos emprendan la retirada, todos ellos se disputarán los despojos en guerras fratricidas. Y en medio del caos Myrddion, un joven de la tribu de los deceanglios, con un talento natural para sanar y un don innato para la profecía, presiente que ante él se abre un gran destino.



Una nueva visión de los mitos artúricos (sí, me encantan!). En esta ocasión de Merlín (Myrddion): asisitimos a su nacimiento y a su infancia llegando hasta sus 15-16 años. Nos explican de forma lógica de dónde salio y cómo se crió y dan un por qué a su leyenda de medio-demonio.



En esta historia Myrddion Merlinus es un sanador. Un niño de mente avispada, que aunque ha sido muy querido por su abuela Olwyn y el segundo marido de esta (Eddius) siempre ha sido rechazado por su madre (Brannwyn) al haber sido fruto de una violación cuando era apenas una niña de 12 años por un extranjero al que salvo de ahogarse en el mar. A raíz de este hecho y de los ojos oscuros cual cuervo heredado de su maligno padre, se acrecienta por el lugar su fama de medio-demonio al ser la historia que su madre defendía sobre su concepción: el haber sido forzada por un ser sobrenatural.

En esta historia, Myrddion no tiene magia. Tiene mucha inteligencia y es capaz de absorber grandes conocimientos, lo cual resulta muy provechoso para la sanadora del pueblo que lo adopta como su aprendiz.

Con el tiempo, Myrddion se convierte en el mejor sanador de la zona y acaba estando en medio de la guerra que el rey mantiene contra sus dos hijos que desean derrocarle y hacerse con el poder. En ese tiempo, descubre que el rey (Vortigern) conoció a su padre, una especie de mercenario que se vendía al mejor postor y que, de hecho, contrató sus servicios en más de una ocasión.

Al final de la guerra y como pago a sus servios prestados el rey le da un nombre y Myrddion acabará embarcándose en su búsqueda

Muy bien escrito, se nota además que la autora se ha documentado y al final del libro hasta nos explica porqué ha optado por una versión y no por otra, o porqué según su versión hay unos personajes que están dónde están y otros no.

Deciros también que es una precuela, que antes de esto Hume ya había entrado en el mundo artúrico con su personaje más conocido: Arturo y que debido al éxito que tuvo decidió volver a este universo unos años antes presentándonos al personaje más enigmático desde su concepción, y es una gran carta de presentación ya que en la mayoría de libros no acabas nunca empatizando con Merlín.

Por cierto, lo que me ha sorprendido de la novela es el realismo. Las batallas y, sobre todo, la parte que nos toca con Myrddion de la sanación son realmente palpables, ves las heridas, los cortes, los cataplasmas, las amputaciones, los gritos de dolor, la suciedad.....

Por otra parte, si os gusta el mundo artúrico como a mí y áun no los habéis leído os RECOMIENDO ENORMENTE Las Nieblas De Avalon (lo mejor que he leído hasta la fecha)