EL PADRINO



Sorprendida es cómo he acabado este libro. Tenía miedo de acercarme a esta historia, siempre he oído hablar de ella y ni siquiera he llegado a ver la película, a pesar de que siempre me la recomiendan. Así que llegaba a esta novela pensando que era un infumable, un rollo mafioso en modo culebrón familiar que me iba a costar digerir. En cambio, en sus primeras 20 páginas ya me había enganchado totalmente.

 El libro comienza en la boda de la hija de D.Vito Corleone (Connie Corleone) en la que una serie de conocidos del gran Don se acerca para pedirle una serie de favores. Gracias a este comienzo sabremos que existe una ley interna entre las familias de la mafia que dice que en la boda de un hijo, el padre debe atender y solucionar las peticiones de aquellas personas que se acerquen a la boda con ese cometido.

 La prosa del autor, contrariamente a la que yo me esperaba, es sumamente ágil. Conocemos a todos los miembros de la familia y cómo se establecen las relaciones casi sin darnos cuenta de que acabamos de asumir todo un linaje y todas sus costumbres sicilianas.

 Vito, es el personaje más fuerte y con mayor personalidad en la obra, es inteligente, justo a su manera y posee un inquebrantable código de honor. Dos de sus hijos son también personajes que destacan en la obra: Sonny, el más violento e impulsivo y Michael,  un gran estratega, mucho más tranquilo pero con las ideas muy claras en todo momento. Las andanzas de estos personajes dotan al libro de mucha acción desde el principio hasta el final de la lectura.

 Otro de los puntos, es que el autor te habla de los personajes de tal manera que llegas a conocerlos bastante bien, pero no los justifica ni los ennoblece es un mero narrador. Al fin y al cabo, no hay buenos ni malos, sino gente que se mueve por sus propios intereses: todo es un negocio.

 Como os he comentado al principio, estamos ante un libro apasionante con una trama hilada a la perfección gracias a la que no podréis dejar de leer esperando saber qué sucede con esta familia, sus miembros y las otras familias con las que se disputan la hegemonía de la mafia en EEUU.

 Y ahora tengo que ver la película, que muchos consideran una obra maestra del séptimo arte y no me extraña considerando el material de dónde parte. Por otro lado, me apunto a Mario Puzo para seguir leyendo novelas suyas, puesto que esta historia en otras manos habria sido un auténtico culebrón insoportable.