EL ORIGEN PERDIDO



La historia comienza cuando Arnau, un joven empresario informático, recibe una llamada de su cuñada para explicarle que su hermano Daniel está en el hospital ya que sufre una extraña enfermedad que le ha dejado en estado vegetativo y le hace pensar que está muerto.

Una vez en el hospital Arnau descubre que su hermano no solo afirma constantemente que está muerto solicitando que le entierren sino que habla en un extraño idioma, el aymara, que según le explica su cuñada tiene relación con el proyecto en el que Daniel estaba trabajando cuando quedó en ese estado. Esto lleva a Arnau a iniciar una investigación de toda la documentación que Daniel posee en su casa relacionada con la lengua aymara, descubriendo que es una lengua perfecta que posee el poder de influenciar en la mente de las personas.
 Convencido de que para curar a su hermano necesita hablar con los yatiris, encargados de transmitir el poder de esta lengua, inicia un viaje a Bolivia junto a sus dos amigos y empleados, Marc y Lola para visitar las ruinas de Tiahuanaco, donde parece estar la clave para encontrar a los yatiris.

 Dicho así, hasta parece interesante, sin embargo, no os engañéis porque acabaréis hartos del libro.


El ritmo es lento y tedioso, aunque el misterio sobre el aymara lo mantenga como entretenido. No es de los mejores libros de aventuras y no es de los mejores libros de la autora. El desenlace es poco creible y previsible desde el inicio.