LA REINA DEL CEMENTERIO #2: EL REINO

Al principio pensé que no me iba a gustar tanto ya que La Restaudora me había sorprendido gratamente y mis expectativas aquí ya iban altas, pero la autora se ha mantenido al nivel e incluso hay momentos en la novela que se ha superado (he llegado a notar el ambiente agobiante de Asher Falls como si lo estuviera vivienda yo misma y he visto a los muertos salir del lago y repicar las campanas -vaya tela-)
En esta parte, la autora te cambia de todo lo que has conocido anteriormente, te cambia de escenario y te cambia de personajes que rodean a Amelia, quien se ha ido de Charleston para olvidar a Devlin y ha aceptado una restauración en en pueblo apartado rodeado por un lago, Asher Falls.

Y, de nuevo, la autora lo vuelve a conseguir, visualizas el Mal que hay en el pueblo, el agobio que es vivir allí en un pueblo que parece maldecido y donde, al ser un pueblo pequeño, realmente todos sus habitantes saben todo sobre sus vecinos aunque aparenten no importales.

Por supuesto, Amelia encuentra fantasmas aunque esta vez son diferentes ya que revelan algunos secretos de su pasado que en la anterior novela quedaban pendientes.

A estas alturas yo ya soy fan de la autora y reconozco que me voy a leer todo lo que escriba esta mujer de pluma ágil y misteriosa porque está siendo todo un descubrimiento.