LA REINA DEL CEMENTERIO #3: EL PROFETA

Mis vacaciones de veranos 2017 van a quedar irremediablemente asociadas para siempre a esta restauradora y sus fantasmas.

Me leí el segundo y como no podía parar y quería saber más y más también acabo de terminar el tercero que, para mi gusto, ha bajado el nivel respecto a los 2 primeros. En cualquier caso, lo que se mantiene es la lectura ágil, rápida y dinámica de la autora y en cuanto lees un par de capítulos es un no poder parar.

Esta vez, Amelia ha vuelto a Charleston despues del desastre de Asher Falls y allí se le reaparece un fantasma, un viejo conocido, Robert Fremont, que ya la ayudó a resolver el crimen anterior de Charleston, cuando Amelia conoció a Devlin.
En esta ocasión, el fastasma viene para pedirle que le ayude a dar con su asesino y así poder descansar en paz. Por otro lado, Shani, la hija fantasma de Devlin, también se pone en contacto con ella de todas las formas posibles solicitándo su ayuda, mientras su madre, Mariama, parece odiarla cada vez más por su cercanía con Devlin.

En este caso la atmósfera se diluye y no es agobiante ni estremecedora a pesar de entrar en escena un misterioso chamán, Darius Goodwine, quien puede viajar a través del Velo, de la parte de los vivos a la parte de los muertos.

Amelia consigue ayudarles todo lo posible pero paga un alto precio por ello y además ahora debe un favor al mayor  enemigo de Devlin, Darius.